Tabaquismo

Dejar de fumar no es algo sencillo. Seguramente mas de una vez se lo ha propuesto. Pero no consiste sólo en “tomar la decisión”: es un proceso que requiere tiempo y un “plan”, para tener éxito.

Dejar de fumar debe ser un proceso con pasos:

1) Lo primero es prepararse física y mentalmente: este período preparatorio dura entre 1 semana y 10 días (puede durar menos, pero no conviene que pase de ese limite). El objetivo es que durante ese tiempo reduzca gradualmente su consumo para después abandonarlo totalmente.

Si lleva mucho tiempo fumando, no se preocupe. Durante este tiempo de preparación busque conocer por qué fuma, por qué quiere dejarlo y cómo y cuándo lo hará.

2) Casi en paralelo con la preparación física y mental, uno debe buscar un motivo y estar convencido de ello. Una cosa es segura: ingún método es eficaz si no tiene la firme convicción de que quiere dejarlo.

No todos dejamos de fumar por la misma razón. Por ello USTED debe buscar la suya, y que sea suficientemente poderosa e importante. Recuerde, tiene que sentirla como verdaderamente suya, que le importe realmente

3) El tercer paso es vencer al hábito. Los fumadores están atrapados por el cigarrillo de varias formas: hay una dependencia física y una dependencia sicológica.

  • La dependencia física o farmacológica se explica probablemente por el aumento, en los fumadores regulares, del número de “receptores nicotínicos” a la superficie de células nerviosas.
  • La dependencia sicológica es mas compleja que la anterior, ya que no se vincula con cuestiones físicas sino emocionales, y generalmente tarda más tiempo en controlarse que la dependencia física. Las personas que sufren de este tipo de dependencia tienen necesidad del cigarrillo para pensar, para relajarse o simplemente para sentirse bien. Algunos fumadores van incluso a pensar que no son capaces de vivir sin tabaco, y que el producto forma parte integrante de sus vida de adulto. Hay que contar con por lo menos 6 meses para poder desprenderse totalmente de ella.

Piense cuántos cigarros se fuma al día y multiplíquelo por los 365 días del año y por el número de años que lleva fumando. Por ejemplo, fumando unos 20 cigarros al día durante 20 años, habrá fumado más o menos 146000 veces. Es lógico que este movimiento sea tan automático y se realice sólo, inconscientemente

Para vencer todas estas barreras, es de suma importancia el apoyo de sus amigos y familia, quienes deben estar al tanto de su decisión.

guias

 

deje-de-fumar-desc